BAGDAD - El viceministro de Justicia, Hussein al-Zuhairi, dijo recientemente que el bahaísmo no es una religión o fe durante un diálogo con el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, mientras consideraba un informe sobre las medidas tomadas para implementar las disposiciones de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de la Discriminación Racial.

Zuhairi expresó el compromiso del gobierno iraquí con la legislación que prohíbe la religión bahá'í en 1970 y agregó que no hay religión por encima del Islam desde que la Constitución iraquí estableció los principios del Islam como una fuente de ley. Dijo que como la sociedad iraquí es musulmana, no es posible ignorar los principios del Islam en la legislación.

La declaración de Zuhairi hizo enojar a los representantes de la sociedad civil y las delegaciones de organizaciones que presentaron informes paralelos al informe del gobierno en el que describieron las violaciones de los derechos de las minorías por parte del gobierno iraquí y del gobierno regional del Kurdistán.

El director del Centro de Derechos Humanos Al-Namaa, Hassan Wahab, dijo: “Los informes paralelos presentados por organizaciones de la sociedad civil confirmaron que las minorías enfrentan discriminación. La discriminación religiosa contra los bahá'ís ha creado controversia debido a las declaraciones del jefe de la delegación del gobierno iraquí ".

Hasso Hormi, director de la Fundación Yezidi en los Países Bajos, formó parte de la delegación de la sociedad civil. Dijo que la delegación gubernamental de 23 representantes dejó una impresión negativa del compromiso del gobierno iraquí con los derechos humanos, especialmente después de la declaración de Zuhairi. Hormi dijo: "Las declaraciones sobre los bahá'ís eran señales de advertencia ya que revelaron un cambio peligroso en la mentalidad del gobierno iraquí. "Este cambio tendrá un impacto negativo en el futuro de las minorías y llevará a disminuir la rica diversidad de Irak, ya sea al nivel cultural o de identidad".

El representante oficial y defensor de los derechos bahá'ís en el Ministerio de Dotación y Asuntos Religiosos del Gobierno Regional del Kurdistán, Sarmad Moqbel, no estuvo de acuerdo con la opinión de Hormi. Moqbel no encontró que tales declaraciones representen un nuevo cambio negativo en la mentalidad del gobierno. Dijo que el desarrollo no es nada nuevo y no proporciona ninguna información nueva sobre las actitudes oficiales del gobierno iraquí hacia los bahá'ís, pero solo expresa un punto de vista predominante dentro del gobierno iraquí.

Moqbel dijo: “La declaración revela el problema de cómo el gobierno trata a las facciones que tienen creencias y pensamientos diferentes. Esos grupos tienen el derecho de ser diferentes, y no podemos violar la libertad de las personas para elegir el camino ético con el que están convencidos o forzarlos a renunciar a sus diferentes convicciones. No podemos imponer conformidad con la mentalidad y las creencias de la mayoría ".

Si bien los representantes bahá'ís oficiales en Bagdad reiteraron su creencia en un espíritu nacional armonioso y pacífico basado en aceptar a todos los ciudadanos y su diversidad religiosa como un componente económico y social intrínseco, dijeron que las instituciones bahá'ís están preocupadas porque la declaración de Zuhairi podría alentar a actidudes extremistas y discriminatorias.

También expresaron su preocupación de que tales declaraciones podrían empañar la reputación y el estatus internacional de Irak, ya que reflejan la falta de compromiso de Irak con los estatutos y acuerdos internacionales que garantizan los derechos humanos y la libertad de religión. Esto es particularmente peligroso ya que Irak ha firmado tales acuerdos y tiene la obligación legal de mantener sus promesas.

La constitución de Irak de 2005 no incluye a los bahá'ís como una minoría religiosa reconocida. Los bahá'ís se sienten amenazados por esta falta de reconocimiento y porque los gobiernos iraquíes desde la invasión de 2003 que finalmente llevaron a los musulmanes chiítas al poder no establecieron ninguna iniciativa para eliminar la Ley No. 105 de 1970, que prohibió todas las actividades bahá'ís. Como resultado, la ley entró en vigencia a pesar de ser inconstitucional en virtud de la Constitución de 2005, que establece en sus artículos la necesidad de garantizar la libertad de religión y de creencias para todos los ciudadanos.

Los bahá'ís de hoy no solo están pidiendo la anulación de la ley mencionada, sino que también piden que se eliminen todas las instrucciones para implementarla en primer lugar, a saber, la Regulación 358 de 1985 del Departamento de Asuntos del Estado Civil. Este último prohíbe la emisión de nuevas tarjetas de identidad a los seguidores de la fe bahá'í y altera su estado civil para que se registren como musulmanes.

Los bahá'ís no han recuperado sus edificios administrativos, que fueron confiscados después de la promulgación de la ley de prohibición bahá'í. Los bahá'ís tienen otras demandas más complicadas que el gobierno iraquí no puede resolver fácilmente. Por ejemplo, exigen la restitución de uno de los lugares sagrados clave de los bahá'ís, que es la casa que Bahá'u'lláh habitó en Bagdad cerca de Al-Karkh, después de que fue enviado al exilio de Irán en 1853 durante el gobierno de la Dinastía Qajar. Este lugar sagrado para los bahá'ís en todo el mundo, que también es un lugar de peregrinación, fue destruido en julio de 2013 a pesar de que había sido clasificado como un sitio de patrimonio en Bagdad. El Awqaf chií a cargo de las dotaciones religiosas controla actualmente el sitio, que se había convertido en una mezquita chiíta en la década de 1920. El sitio ahora tiene un husseiniya, o sala de congregación chií. La destrucción se produjo menos de dos años después de que el ministro de Cultura iraquí, Saadoun al-Dulaimi, emitiera un decreto que considerara la casa de Bahá'u'lláh como un sitio de patrimonio; Su pronunciamiento se encuentra en la Declaración No. 42 publicada en el número 4224 de Hechos Iraquíes el 26 de diciembre de 2011.

Las declaraciones de Zuhairi expresaron las preocupaciones del pueblo bahá'í e indicaron que el gobierno iraquí no puede resolver el conflicto entre respetar los derechos humanos exigidos en su constitución y los principios islámicos que son una fuente clave de legislación. Esta divergencia probablemente siempre causará problemas, como la declaración de Zuhairi con respecto a la fe bahá'í, y continuará preocupando a otras minorías no reconocidas en Irak, como los zoroastrianos y los kakais.

Leer más: http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2018/12/iraq-minorities-bahaism.html#ixzz5ZnKgs8EZ

Monday the 18th. Bahá'ís de Mexicali - Construyendo un mundo mejor - todas y todos. Confeccionado por http://www.fundacionanisa.org - Joomla 3.3 Templates